¿Es bueno lavar el pollo antes de cocinarlo? La respuesta que da la ciencia

Lavar el pollo antes de cocinarlo es una práctica que ha generado controversia en los últimos años. Tradicionalmente, se pensaba que lavar los alimentos antes de cocinarlos era esencial para eliminar la suciedad y los posibles contaminantes. Sin embargo, la ciencia ha demostrado que, en el caso del pollo, esta práctica puede ser perjudicial.

¿Qué dice la Organización Mundial de la Salud sobre lavar el pollo?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y otras organizaciones de salud desaconsejan lavar el pollo crudo. La razón principal es que lavar el pollo puede propagar bacterias peligrosas y aumentar el riesgo de contaminación cruzada en la cocina. En lugar de lavar el pollo, se recomienda manipularlo con cuidado para evitar intoxicaciones alimentarias.

¿Qué pasa cuando lavamos el pollo?

Lavar el pollo crudo puede propagar bacterias como Campylobacter y Salmonella. Estas bacterias pueden causar síntomas graves, incluyendo:


Dolor de estómago

Diarrea

Fiebre

Vómitos

Deshidratación


Estas bacterias se encuentran en el intestino de las aves de corral y pueden contaminar otras superficies y utensilios de cocina cuando las gotas de agua salpicadas durante el lavado dispersan los microorganismos.

La bacteria que se activa al lavar el pollo antes de cocinarlo

Lavar el pollo no elimina las bacterias; más bien, las esparce por la cocina. Aunque algunas personas lavan el pollo para eliminar restos de plumas o malos olores, esta práctica no es efectiva para deshacerse de las bacterias. La cocción adecuada es esencial para matar las bacterias como Campylobacter, que pueden sobrevivir hasta temperaturas de 45°C.

¿Cuál es la manera correcta de manipular el pollo antes de cocinarlo?

En lugar de lavar el pollo, sigue estos consejos para manejarlo de manera segura:

Lávate las manos: Siempre lávate las manos con agua y jabón después de manipular pollo crudo y antes de tocar cualquier otra superficie o alimento.

Cocina a la temperatura adecuada: Asegúrate de cocinar el pollo a una temperatura interna de al menos 70°C para matar cualquier bacteria presente.

Refrigera o congela: No dejes el pollo crudo a temperatura ambiente. Manténlo refrigerado o congelado para prevenir el crecimiento bacteriano.

Limpieza de superficies: Si accidentalmente lavas el pollo, limpia y desinfecta todas las superficies cercanas con un pañuelo remojado en alcohol o una solución desinfectante para minimizar el riesgo de contaminación.

Conclusión

La ciencia ha demostrado que lavar el pollo antes de cocinarlo puede aumentar el riesgo de contaminación cruzada y propagación de bacterias peligrosas. En su lugar, es crucial manipular el pollo con cuidado, cocinarlo a la temperatura adecuada y mantener una buena higiene en la cocina. Adoptar estas prácticas no solo mejorará la seguridad alimentaria, sino que también reducirá el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos.


Más visto

Resultado del Test: ¿Que es lo primero que notas?

Vistos de la semana

VIDEO:ASÍ LUCE JENNIFER LÓPEZ A LOS 54 AÑOS DE EDAD

VIDEO Eugenio Derbez condiciona su participación para Shrek 5

VIDEO:ASÍ LUCE SALMA HAYEK A SUS 57 AÑOS DE EDAD